sábado, 10 de diciembre de 2011

Undécimo paso: Que no vean tus debilidades

Trixie se echó una capa de gloss en los labios antes de llamar a la puerta de la casa de Darwin.
Él le gustaba. Era amable, caballeroso y sincero, inteligente y divertido. Nunca le había gustado un chico así. Y tampoco nunca un chico le había dicho que no.
Llamó a la puerta con suavidad y escuchó un gran estrépito dentro de la casa, como de botellas de cristal cayendo. Darwin abrió la puerta apresuradamente, sorprendiéndose al ver de quien se trataba.
- ¡Beatrisce!- exclamó. Rápidamente bajó la cabeza-. Deberías quedarte fuera un momento.
- Voy a entrar, Charles- informó ella, escaqueándose por una esquina.
- ¡No…!- exclamó Darwin, pero ya era demasiado tarde.
Lo primero que vio Trixie al entrar en la casa, aparte de la pulcra organización que ya le era familiar en él, fue que la mesa estaba llena de botellas de bebidas alcohólicas.
- Espero que tengas una buena explicación para esto- murmuró ella.

- Entonces- dijo Rochelle, mirando a Light con extrañeza-, ¿esto qué es?
- Es una cena en el Mama’s Kitchen.
Rochelle rió y negó con la cabeza.
- Light, aquí hay por lo menos diez platos distintos.
Light miró a la repleta mesa. Estaban en una habitación pequeña vacía al lado del almacén del restaurante de los suegros de Elme, en el que el chico había preparado una improvisada mesa en la que había dos enormes pizzas y un enorme surtido de postres.
- Así es. Y los vas a probar todos- respondió él con una sonrisa de suficiencia. Apartó la silla para que la chica se pudiera sentar.
Después, él se puso detrás de ella y la sorprendió vendándole los ojos.
- ¿¿Qué haces??- exclamó ella, divertida.
- Ya verás.
Light se sentó enfrente de ella y cogió una porción de pizza.
- Abre la boca- le dijo. Ella lo ignoró-. Oh, vamos, te va a gustar.
Ella rió.
- Esta frase sacada de contexto se podría malinterpretar.
- Calla y abre la boca.
- Ahh…- dijo ella, abriendo la boca enormemente.
- Bien. Ahora muerde- la chica obedeció-. ¿Está rica?
- Si, pero esto tiene muchas calorías, preferiría que…
- Me da igual lo que prefieras. Vas a comértelo todo. Abre la boca.
Rochelle rió y obedeció. La pizza estaba rica. Para variar.

- Vaya- musitó Trixie después de escuchar la historia de Darwin-. Charles, no… no tenía ni idea- le acarició el pelo suavemente-. ¿Lo saben tus amigos?
Darwin negó con la cabeza, distraído.
- Eres la primera a la que se le cuento.
Trixie se sintió halagada, pero no dijo nada. Lo miró a los ojos.
- Deberías contárselo por lo menos a Lux. Sé que te gusta- dijo ella, con cierta pesadumbre en la voz-. Cuéntale lo que viste ayer. Debe  saber qué clase de chico es Stephan, y así te quitarías un peso de encima.
- No lo entiendes… quiero decírselo, pero… llevo años mintiéndole acerca de mi padre. No puedo confesárselo todo ahora. No sé por qué te lo he dicho a ti.
Trixie apartó la mirada y observó las botellas con rabia.
- Me haces sentir que tengo suerte- comentó-. Mi madre por lo menos… lo hace a escondidas.
- ¿Eh?- la miró, aturdido-. ¿Tu madre bebe?
La chica sonrió amargamente y se levantó. Cogió una botella, la abrió y empezó a vaciarla en el fregadero.
- Ven, ayúdame- dijo ella-. Sé perfectamente que lo mejor es vaciarlas y dejarlas en el mismo sitio. Así piensan que se las han terminado. Vamos.
Darwin se acercó a ella, y, en un acto impulsivo, la abrazó. Ella se sorprendió, pero le devolvió el abrazo con ternura.
- Gracias- susurró él.
- No hay de qué- respondió ella.

3 comentarios:

  1. Oh dios, no me imaginaba lo de Trixie, que su madre también bebiera, así al menos ya Darwin no se sentirá tan incomprendido y habrá alguien que la comprenda.
    Y me ha gustado la escena de Rochelle y Light jajaja, aver lo que pasaa ^^ Espero el siguiente pronto, muchos besitos!! :D

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leerme todos los capítulos, está todo muy bien redactado, tienes alguna que otra errata que supongo que será por escribir rápido pero tienes un estilo de narración muy correcto y fluído.
    La historia me recuerda un poco a la serie de televisión Física y Química, por aquello de que todos los personajes coinciden en el instituto y tienen unas vidas tan... eh, difíciles XD Nunca me gustó la serie, en cambio esta historia sí que me ha gustado, es muy entretenida y muy fácil de leer. Seguiré leyéndote y seguramente te dajaré un comentario en cada entrada a pesar de lo que te dije por el tuenti. Espero poder ver tu opinión sobre mi historia, si decidieras seguirla de forma habitual, reflejada en un comentario algún día XD

    ResponderEliminar
  3. Me encanta cómo vas relacionando todos los personajes, es genial ^^ Escribes muy bien, me gusta muchísimo la historia :)

    ResponderEliminar