domingo, 11 de diciembre de 2011

Duodécimo paso: Intenta no derrumbarte


Lux le dio al play y Kiss me, de Ed Sheeran, empezó a sonar. Parecía que esa canción describía muy bien como quería sentirse en ese momento. Bailó consigo mismo durante unos instantes. Sentía esa sosegada euforia de te proporcionan un par de horas en la casa del chico que te gusta.
Se tiró en el colchón, repentinamente contrariada. ¿Le gustaba Stephan? ¿Sí? No lo sabía. Era tan distinto a lo que se había imaginado… Era… aunque sonara cursi, él era un encanto. Divertido, con esa aura de niño curioso que lo acompañaba a todas partes… se sentía estúpida.
Y él lo tenía todo.
Incluso novia.
Suspiró resignada antes de coger el insistente teléfono.
- ¿Si? ¡Darwin! ¿Qué tal?- dijo ella, encantada-. No, estoy en casa… ¿Es algo malo? No te pongas melodra…- de repente, calló.
La voz de Darwin repitiendo su nombre se intuía mientras en móvil de Lux se precipitaba al suelo.

- No entiendo por qué tienes que seguirme- musitó Rochelle, contrariada.
- Porque te tengo vigilada. No pienso dejar que hagas ninguna tontería- respondió Light.
- ¿Qué clase de tontería?- inquirió ella, subiendo las escaleras hasta la puerta de su casa.
- No sé. Precisamente por eso te sigo.
Rochelle rió y abrió la puerta.
- Adiós, Light.
- Pienso entrar, Rochelle.
- Ni lo sueñes.
Él se coló rápidamente y cerró la puerta.
- No he terminado de vigilarte- informó él con una sonrisa de suficiencia.
- Oh, sí lo has hecho. Largo- dijo ella, divertida, empujando a Light hacia la puerta.
- ¡¡Ro-ro!!- exclamó Lucy, emocionada, saliendo de la sala.
- Mierda- susurró ella, mordiéndose el labio inferior.
Light, extrañado, miró a Rochelle y luego miró a Lucy. Luego se agachó y le tendió la mano a la pequeña.
- Buenas, señorita- dijo él, estrechándole la mano a la risueña niña-. Me llamo Light. ¿Tú cómo te llamas?
- Lucy- dijo ella, poniéndose colorada y sonriendo coquetamente.
- ¡Qué nombre tan bonito! ¿Eres la hermana de Rochelle?
Lucy asintió.
- Es mi hermana mayor. ¿Tú tienes hermanos?
Light rió.
- Muchos. Tengo siete hermanos. Yo soy el segundo mayor.
La pequeña entrecerró los ojos y pensó durante un rato.
- Yo también soy la segunda mayor.
- ¡Es verdad! ¡Qué jefa!- rió él-. Choca esos cinco. Deberíamos hacer un club.
Lucy chocó su mano con una sonrisa de emoción.
Mientras, Rochelle observaba la escena perpleja. Aún recordaba el día en el que le había presentado Lucy a Eric. Había pasado por completo de ella, había sido borde y no cambió su expresión de querer estar en cualquier otra parte en todo el rato. Y Lucy se había pasado toda la tarde triste.
Light llevaba un par de minutos con ella y la pequeña ya estaba loca por él.
- ¿Cuántos años tienes?- dijo ella, con expresión de curiosidad.
- Diecisiete. ¿Y tú?
- Once. Soy muy mayor- escrutó al joven con la mirada-. ¿Eres el novio de Ro-ro?
- Tu hermana ya tiene novio- dijo él con un suspiro-. Pero es bastante estúpido. Deberías convencerla de que salga conmigo.
- Lo haré- respondió la pequeña con una sonrisa perversa-. ¿Te gusta Bob Esponja?
- ¿Estás de coña? ¡Me encanta!
- Pues la convenceré si vienes a ver Bob Esponja conmigo alguna vez.
- Te lo prometo.
Rochelle entró en la cocina y dejó a su hermana y a Light hablando.
Cuando Light se despidió de la pequeña, entró en la cocina junto Rochelle.
- Tu hermana es un sol. Deberías habérmela presentado antes.
- ¿Has sido majo con ella sólo por mí? Porque te advierto que…
- Rochelle, tranquila, por Dios. Tengo seis hermanos pequeños, de los cuales tres son niñas de cuatro años. Me encantan los niños.
- Pero Lucy es…
- Lucy es una niña, ¿no? Pues eso.
Impulsivamente, Rochelle abrazó a Light.
- Gracias- musitó ella, con lágrimas en los ojos.
E, impulsivamente también, intento besarle.
Él giró la cara.
- Te besaría, pero sería aprovecharme- razonó él-. Además tienes novio.
- ¿No te gusto?- inquirió ella, confundida.
Sin mirarla a los ojos, se desembarazó de ella y se dirigió a la puerta.
- No seas estúpida. Hace dos semanas que comemos juntos y nos vemos a todas horas. Ese tiempo sobra para que empieces a gustarle a cualquiera.
Y, sin decir nada más, cerró la puerta de golpe.
Rochelle nunca se había sentido tan confusa.

2 comentarios:

  1. Me encanta!
    sube esl siguiente que quiero saber que va a pasar con Stephan y Lux, que por cierto, me encanta

    ResponderEliminar
  2. Dios... a saber qué habrá pasado con esa llamada!! :O Me has dejado intrigadísima!!
    Y me encanta lo detallista y bueno que es Light, preocupándose tanto por Rochelle, y ese detalle con su hermana que ha hecho que se quedara sorprendida, la verdad es que la gente no suele ser considerada con personas así por lo que me alegro muchísimo de eso. Espero saber más muy pronto!! Besoteees!! ^^

    ResponderEliminar