viernes, 23 de diciembre de 2011

Décimo tercer paso: Enfréntate a ellos

Stephan volvía a casa bajo la lluvia, únicamente protegido de ésta por una capucha, mientras se lamentaba en sus adentros de lo infructuoso que había sido el día.
La llevaba buscando seis meses. Había ido a los barrios bajos, había hablado con toda clase de gente… pero nadie sabía nada de Lisa.
Mientras andaba, su mente empezó a divagar. Pensó en Miranda. Últimamente estaba más cargante y melosa que de costumbre. Eso estaba bien antes de tener con quien compararla, pero Lux… era tan distinta.
Era la chica más lista y divertida que había conocido en su vida. No había una sola cosa que no le gustara de ella. Su obstinación, su risa escandalosa, sus camisetas de antiguos grupos de rock y su mirada intensa.
Ese pensamiento le dio ganas de correr. Corrió y se sacó la capucha, con necesidad de gritar de pura euforia.
Cuando se acercaba a la verja de su casa, divisó una sombra sentada en el suelo, cubierta por un enorme impermeable. Levantó la cabeza.
- ¿Lux?
Confuso, se acercó a ella acelerando el paso.
Tenía los ojos rojos de tanto llorar y parecía perdida.
- Ni… ni siquiera sé lo que hago… a-aquí- balbuceó entrecortadamente, intentando tranquilizarse.
- ¿Qué ha pasado?- preguntó el con urgencia, mirándola preocupado mientras le apartaba un mechón de pelo castaño de los ojos.
- Es… Axel…- sollozó-. Le han… dado una paliza. Lo están operando en el hospital.

Axel estuvo doce días en coma.
Durante ese período tuvo una sucesión de pesadillas acerca de la paliza que le habían propinado. La revivía una y otra vez.
Él saliendo de su apartamento, los dos hombres siguiéndolo, los golpes en el callejón y, al final, una llamada al “señor Write”.
Recordaba a la perfección que dos días antes lo había denunciado a la policía. No le habían hecho mucho caso, pero le prometieron que hablarían con su madre y después con él. Lo cierto es que le producían cierta satisfacción saber que lo había asustado tanto como para sentir la necesidad de enviarle una amenaza como aquella.
Durante ese tiempo fue vagamente consciente de que le hablaban. Muchas veces eran Darwin o Lux, pero la mayoría era la voz de una chica que no conocía.
Se llamaba Alice y lo distraía de sus pesadillas. Deseaba abrir los ojos para poder verla y agradecerle su ayuda.
Le gustaba su voz. Era dulce y un poco grave. Le contaba muchas cosas: que vivía en el hospital, que cuando se despertara no se le ocurriera comer la carne, pues era malísima, le leía las noticias e incluso a veces le leía fragmentos de Orgullo y prejuicio con voz melodramática. Le caía bien.
Y estuvo allí en el momento en el que abrió los ojos.
- Por fin- musitó ella cuando él abrió los ojos.
La luz lo cegó momentáneamente y comenzó a vez todo borroso, así que entrecerró los ojos e intentó enfocar la mirada. Poco a poco abriendo los ojos vi pronto empezó a distinguir la expresión curiosa y divertida de Alice.
Era una chica de más o menos su edad, de enormes ojos azul oscuro, casi violeta y el rostro más dulce que había visto en su vida. En la cabeza llevaba un pañuelo que le cubría toda la cabeza.
- ¿Alice…?- susurró con voz ronca, descubriendo con desagrado que estaba entubado.
- Shh…- dijo ella, sonriéndole con dulzura-. Calla. Ahora llamo a una enfermera.

3 comentarios:

  1. juhuuu!
    soy la primera en comentar!
    Primero: Me ha encantado! Está super intrigante, pero que quieres que te diga, es alucinante
    Segundo: Me encanta la historia, porque es súper realista y no se parece en nada a los libros en los quese cuentan historias de amor perfectas. Tu cuentas la vida como es
    Tercer: SUBE YA EL DECIMOCUARTO CAPITULO, QUE ESTOY SUPER INTRIGADA POR SABER QUIEN ES ALICE Y LOS QUE LE HAN DADO UNA PALIZA A AXEL.
    Besos!
    PD: bykandy.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Dios mío... se me ha hecho súper corto!! Necesito saber más de lo que le ha pasado a Axel!! Como el "señor Write" osea, su padre, haya tenido algo que ver por defender a su madre... es que lo odiaré eternamente!! Dios... no me puedo creer que haya pasado eso, enserio, me has dejado en estado de shock.
    Y qué fuerte lo de Stephan, ya me temía yo que Lux conseguiría llamar su atención, y me encanta!! Quiero saber más!!
    Qué digo, necesito ya el siguiente!! Y sobretodo para saber quién es esa Alice que ya alegrado tanto los días de Axel...
    Siguiente!! Muchos besotes!! ^-^

    ResponderEliminar
  3. me encanta tu historia espero q pongas pronto otro capitulo tengo ganas de leerlo =)

    ResponderEliminar