martes, 15 de noviembre de 2011

Séptimo paso: No bajes la guardia

Axel se sentó en la silla que había al lado de la cama. Su madre yacía inconsciente, con el cuerpo cubierto de moretones.
Una caída por las escaleras, había puesto su padre en el informe. Por lo menos no había tenido la desfachatez de quedarse allí. Si lo hubiese hecho, Axel tenía claro que le habría molido la cara a golpes.
Miró a su madre con pesar mientras le acariciaba el pelo cariñosamente.
“Me he quemado con el horno, eso me pasa por intentar cocinar”. “Me he resbalado en la ducha, ¡soy tan torpe!”. “Me he dado un golpe contra el marco de la puerta, Axel, no te preocupes.”
Cada vez que él sacaba el tema, ella reía nerviosamente y le decía: “Qué cosas tienes, cariño. Papá jamás haría una cosa así”.
Le partía el corazón verla así. Se le aguaron los ojos involuntariamente en una mezcla de rabia y angustia por su madre, que no se decidía a comprender que debía dejarlo por su bien.
Se acomodó al lado de su madre, en un pequeño hueco, y le agarró la mano con fuerza.
“Mamá…”
__
Lucy miró extrañada a su hermana.
- Ro-ro…- preguntó con esa entonación infantil-. ¿Estás bien?
Rochelle se despertó de su ensoñación de repente y le dedicó a su hermana una enorme sonrisa.
- Por supuesto que estoy bien, Lu. ¿Quieres jugar a algo?
- ¿Por qué no comiste hoy conmigo?- inquirió la pequeña-. Ahora solo comes una manzana. Se lo he preguntado a la cuidadora y me dijo que eso te va a poner malita.
- No tenía hambre- contestó Rochelle secamente.
- Nunca tienes hambre- observó Lucy. Se le iluminó la mirada-. ¡Ala!- exclamó, riendo-. Puede que seas como las chicas con poderes de la tele.
Rochelle sonrió de nuevo y le alborotó el pelo a su hermana.
- Ojalá, Lu. Ojalá.

1 comentario:

  1. Será cortito... pero es muy intenso. Me ha dolido lo que le ha pasado a la pobre madre de Axel, esas son las típicas excusas que pone siempre una mujer para no reconocer que sufre maltrarto, y todo porque lo quiere y no le apetece poner en evidencia a su marido. Si es que da tanta rabia...
    Y cada vez que le cojo más cariño a Lucy, la hermana de Rochelle, a veces son más listos de lo que nosotros llegamos a creer.
    Me encanta, de verdad, espero el siguiente pronto, y más larguito!! Jajaja, que me supo a poco :D Besos!! ^^

    ResponderEliminar