miércoles, 9 de noviembre de 2011

Rochelle

Rochelle se miró al espejo con el séptimo modelito de aquella mañana. Nada la convencía del todo, no estaba cómoda con nada de lo que se ponía. Sintió la boca seca. Sabía que la primera impresión era la más importante, y, por lo tanto, si ese día no iba perfecta al instituto, empezaría con mal pie. Lo odiaba, pero…
Al final optó por unos shorts vaqueros, una camisa marinera con una americana gris y sus tacones rojos. Se dejó su rizado pelo negro suelto, se aplicó un poco de corrector en las ojeras, rímel y gloss en los labios y se vio lista para salir.
Antes de bajar las escaleras, fue a la habitación de Lucy, su hermana pequeña.
- Lucy… Eh, Lucy…
La niña abrió sus pequeños ojos azules translúcidos, idénticos a los suyos, y sonrió.
- Roo… roo…- murmuró la pequeña.
- Feliz cumpleaños, Lucy- dijo Rochelle con cariño.
Lucy abrió mucho los ojos.
- Ro-ro… ¿Hoy es mi cumpleaños?- preguntó con dificultad.
- Así es- respondió su hermana con ternura-. ¿Te acuerdas de cuantos cumples?
Lucy pareció ofenderse.
- ¡Claro que sí…! Ahora tengo…- la pequeña abrió sus dos manitas y frunció el ceño-. Ro-ro, me falta uno.
- Toma, te presto uno mío- dijo Rochelle, sonriendo mientras ponía su dedo índice al lado de las manitas de Lucy-. ¿Ves? Once años.
La niña rió.
- ¡Soy tan mayor que necesito que me prestes uno!
- ¡Fíjate!- exclamó Rochelle, abrazando a su hermana-. Mira, hoy empiezo el instituto, así que te traeré el regalo cuando vuelva. ¿Vale?
Lucy pareció contrariada.
- ¿Por qué no puedo ir contigo al tuto?
- Porque es muy aburrido. Te veré luego, ¿vale? Te quiero.
- Vale, Ro-ro… Yo también te quiero.
Cuando Rochelle salió de la habitación, no pudo evitar sentirse culpable por dejar a su hermana con su madre. No entendía por qué tenía que tratar tan mal a una niña solo por ser especial. Lucy era un ángel. El tener síndrome de Down no era culpa suya.

2 comentarios:

  1. Ay dios... que linda la hermana ^^ La verdad es que es una pena que haya personas así, que echen a un lado a los demás sólo por tener algún problema o deficiencia, es totalmente injusto. Pero menos mal que quedan personas buenas que lo evitan, como Rochelle jajaja, precioso de veras, sigue así :D

    ResponderEliminar
  2. Pobre Lucy... La verdad, los personajes no se asemejan en nada a la imagen que tenía metida en la cabecita de ellos jajaja

    ResponderEliminar